Ir al contenido principal

La Feria.

Abrí la puerta para salir al jardín, y sin yo saberlo aquel dieciséis de Agosto de mil novecientos cincuenta y uno, era ya una persona distinta. Lo que sí sabía era que no estaba bien. Mi talante alegre y atolondrado de adolescente andaba por ahí perdido. Notaba el estómago encogido, y también el corazón. Debía tener ojeras pensé, porque había dormido mal aquella noche. Allí estaba ya mi madre esperando, sentada a la mesa puesta impecable para el desayuno. Ella igual de impecable que la mesa, con su elegante pero austero vestido, y su algo anticuado moño del que no se escapaba un solo cabello. Seria. Siempre estaba seria . Buenos días hija. ¿Qué tal has dormido? Bien mamá, gracias. ¿Tú? Mi pregunta no era retórica, de verdad quería saber si había dormido bien o tan mal como yo. Fuera como fuere, ella me dijo que bien. Yo mentí, ella imposible saberlo.

Apenas me había sentado a la mesa cuando salió mi padre al jardín. El estómago se me encogió tanto como si me hubieran hecho un nudo. Buenos días señora y señorita, dijo mi padre con voz cantarina. Las dos contestamos. Se sentó abriendo de par en par el periódico que le esperaba como cada mañana encima de la mesa.

Adoraba a mi padre. Me encantaba su sonrisa, su buen humor, como me mimaba. Era, o yo por lo menos lo veía, guapo y con buena planta. Me parecía, era, encantador. Demasiado encantador , sé ahora, supe desde aquella tarde.

¿Como ha dormido mi niñita querida? Me retiré instintivamente cuando se acercó a besarme. Bueno...parece que no muy bien. ¡Vaya.La señorita parece estar de mal humor!

Miró interrogante a mi madre , que siguió impasible. No hubo palabras. Me levanté de la mesa llorando con la intención de marcharme, pero mi madre me ordenó que me sentara. Aún no había acabado de desayunar.

El ambiente se tornó tenso. Sin palabras. Cuando me dieron permiso para levantarme me fui adentro, pero me quedé escondida detrás de la puerta. Enseguida se rompió el hielo. Mi padre miró a mi madre y tiró la servilleta con fuerza contra la mesa. ¿Pero qué pasa aquí? Ella no se inmutó. Él fue a hablar pero se adelantó ella: Te vimos en la feria. Duermes con ella, le compras un piso, ropas caras, os vais a dormir a hoteles aún más caros. Todo con mi dinero. Porque el tuyo ya te lo has gastado. Muy bien. Jamás te he dicho nada. Pero ¿A pasear por la feria? Respiró profundo, y repitió ¿A pasear por la feria? ¡Donde va todo el mundo, todas las familias de bien. Incluso la tuya! ¿ No hay ya bastantes cotilleos sobre ti y esa...?

Vamos...no te pongas melodramática, no es tu estilo. Dijo su marido. Además nunca antes habías ido a la feria. La señora es demasiado señora para ir a la feria.

Quizá es que no me gusta bailar. Le respondió ella con la voz quebrada.

 

 

La tarde anterior convencí a mi madre y nos fuimos a la feria. Recuerdo que me costó que cediera, pero era 15 de Agosto, el día de la Virgen, y era el primer año que yo podía entrar al baile. Entramos al recinto de la feria y empezamos a pasear arriba y abajo saludando a unos y a otros. Yo estaba feliz. En un momento dado mi madre volvió la cabeza y me ordenó , hija no pares y mira hacia la derecha. Así lo hice, pero por el rabillo del ojo vi lo que ella no quería ver ni q yo viera. La vi a ella, joven, hermosa , cogida del brazo de mi padre riendo demasiado fuerte, con demasiado descaro. Ahora diría que era una mujer sensual, entonces no lo sabía. Paré la silla en seco cuando oí la voz de Macarena, la odiosa amiga de mi madre, que se agachó para darle lo q se suponía q sería un beso y solo fue un roce en la mejilla y un susurro malévolo. Mi madre respondió que no, que no lo había visto. Y me hizo una señal con la mano para que empujara la silla de ruedas. No hubo más palabras. Tampoco hubo baile.

A la mañana siguiente salí al jardín. Ya era una persona distinta, aunque yo entonces no lo sabía. Lo que sí sabía es que no me encontraba bien.

 

 

 

Entradas populares de este blog

PALABRAS MÁGICAS.

Las 20 palabras más bonitas en español y su significado


Un maravilloso recorrido por las palabras más bonitas y desconocidas en español, junto con su significado. Las palabras y el lenguaje son la verdadera magia de este mundo. 1. Serendipia Hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta Un momento de sorpresiva revelación 3. Elocuencia El arte de hablar de modo eficaz para deleitar o conmover 4. Etéreo Extremadamente delicado y ligero, algo fuera de este mundo 5. Efímero Aquello que dura por un período muy corto de tiempo 6. Efervescencia Burbujas en cualquier tipo de líquido 7. Aurora Luz tenue y en tonos rosados, que aparece justo antes de la salida del sol 8. Arrebol Cuando las nubes adquieren un color rojo al ser iluminadas por los rayos del sol 9. Época

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas. Haruki Murakami.

Al abrir esta novela no sabía a la variedad de temas y características con las que me iba a encontrar. Sí, ya sé que está escrita por Murakami, pero a pesar de ello.      La obra está narrada en primera persona por el protagonista o héroe. Si porque es una novela con muchos elementos de lo cuentos . Como digo, el héroe sería el joven narrador, un "bicho raro" que va acompañado y animado por un segundo personaje sin el cual nunca alcanzaría su objetivo. Este escudero sería aquí la " chica gorda" , nieta del "sabio anciano" que aporta sus consejos. En realidad tenemos dos sabios, a falta de uno, también " el coronel". Los malos no podían faltar, ni por supuesto la amada. Ningún personaje tiene nombre.     No sólo Murakami utiliza estos elementos de los cuentos, también está el armario que nos lleva a otro mundo, unicornios, clips para seguir el camino, el bosque...Este último elemento tiene una gran carga simbólica, y es que el bosque es la front…

LAS CENIZAS DE ANGELA. Frank McCourt.

Después de un tiempo vuelvo a publicar. Esto es buena señal. Estoy mejor y además hoy me han dado una buena noticia.  Vuelvo con Las cenizas de Angela , un libro triste pero lleno de esperanza.    El protagonista es Frankie, un niño de origen irlandés que vive en EstadosUnidos  con su familia. Les va tan mal allí que vuelven a Irlanda. Pobreza, niños que mueren, un padre alcoholico...Pero , gracias a Dios, están "las palabras ". Frankie pronto se da cuenta de lo importantes que son y dice sobre su hermano: Él no entiende las palabras porque sólo tiene dos años, y no hay cosa peor que ésa en todo el mundo. Frankie va aprendiendo más palabras,  aprende también que las palabras son capaces de componer cuentos, historias, poemas y libros.    Los cuentos e historias de su tío Pat Keating le hacen reír, divertirse, entretenerse... Los poemas que recitan Patricia y el señor Seamus, le hacen soñar y emocionarse. El señor O'Halloran, el director del colegio, le enseña que los libros…