Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

LAS LÁGRIMAS DE SAN LORENZO.Julio Llamazares.

¿Qué son las lágrimas de San Lorenzo? Son las estrellas fugaces que pueden verse la noche dedicada a este santo.

En esta novela Julio Llamazares nos habla de la fugacidad del tiempo, de la vida, de las personas ...teniendo como excusa una noche de San Lorenzo que pasa con su hijo contemplando las estrellas que caen y rápidamente desaparecen. Una noche que le parece una situación repetida de otra que él pasó con su padre.


Con una sencilla pero maravillosa prosa poética, Llamazares toca temas como la fugacidad, la memoria, los recuerdos, la melancolía, la realidad, la ensoñacion, el miedo,los diferentes mundos, las fronteras, la soledad, la noche, la muerte, el tiempo, la eternidad, Dios.

Os dejo los fragmentos que más me han gustado.



Y sigo, soñando recordando aquella casa y aquellos días felices que pasé en estos montes cuando todavía creía que la vida era una estrella que no se apagaba nunca.


Siempre me sorprende el tiempo. Más que el tiempo, su fugacidad. Como una de esas estrellas…

UN PRIMER PLANO. Beatriz Barrera.

El día que empezó a andar lo hizo para dar una patada a un balón. No hay que decir que de ahí en adelante el balón no se despegó de su pie nada más que para dormir. A los ocho años tenía ya muy claro qué quería ser de mayor y quiénes eran sus ídolos: los jugadores de su equipo favorito. Sobretodo uno, el más alto, el más fuerte, el que las chicas de clase encontraban más guapo, el perfecto...el mejor. Un superhombre.

Por azares del destino que no viene a cuento relatar ahora, este niño, que deseaba más que nada ser jugador de fútbol, fue fichado para el infantil de su equipo favorito. Y para colmo de los colmos, el primer día que fue a entrenar vio paseando por la ciudad deportiva a su gran ídolo. Se acercó a él con timidez y el jugador le cogió por los hombros mientras el padre del crío hacía la foto. ¿Cabía mayor gozo?

Cada fin de semana el niño madrugaba para ir a entrenar y dejarse la piel en el campo. Se cambiaba en aquel vestuario presidido por el enorme escudo del equipo, venc…

LA SONRISA COLOR HUMO.

Hoy , ya ayer, la sonrisa color humo de mi relato A pesar de los pesares ha dejado de respirar. Hace quince días la sonrisa que estuvo a punto de besar también dejó de respirar. Y el resto, aquí siguen, intentando cada vez con mayor dificultad continuar, a pesar de los pesares.

Como homenaje a estas dos sonrisas os dejo de nuevo mi relato.








Junio 1988

Suena el teléfono. Berta está en la cama. Mira el reloj. Las siete de la mañana. Lo coge y escucha. Se dobla de dolor. Es su primer dolor verdadero.





Agosto 1988

Suena el teléfono.Berta está trabajando. Lo coge y escucha. Llora desconsoladamente con enorme pesar.


1969.

Berta aunque sólo tenía once años disfrutaba en esas fiestas familiares en que sólo había personas adultas o niños pequeños. Nadie de su edad. Pero a ella no le importaba, porque los quería a todos. Además la dejaban quedarse con los mayores y observaba.

Su familia era todo menos tranquila. En esas reuniones siempre había alboroto. Todos hablaban bastante alto, discutían entre ello…

EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS. Naguib Mahfuz.

El premio Nobel egipcio Naguib Mahfuz escribe esta deliciosa novela en 1947. Es una novela esencialmente circular, con un narrador omnisciente que todo lo sabe, historias entrecruzadas y , en ocasiones, con doble lectura.

La novela empieza con el atardecer en el callejón Midaq, y acaba con el amanecer en dicho callejón.

Aunque el callejón está totalmente aislado del bullicio exterior, tiene una vida propia, cuyas raíces conectan, básica y fundamentalmente, con un mundo profundo del que guarda secretos muy antiguos.

Se anunciaba la puesta de sol, envolviendo el callejón de Midaq en un velo de sombras...Los ruidos del día se habían apagado y comenzaban a oírse los del atardecer.

Una vez que nos describe ese callejón y ese atardecer con bellas palabras, nos muestra a los distintos personajes que viven allí. Personajes, por cierto, de lo más pintoresco. Una mejores,otros peores, pero todos con un punto en común: la imposibilidad de salir de la pobreza y por tanto de abandonar el callejón ni…

ALMA DE CÁNTARO. Beatriz Barrera.

Sara

Estoy saliendo de la iglesia en donde me acabo de casar. No lo parece porque voy vestida de negro. Me hubiera gustado casarme de blanco, pero así son las cosas, como son. Y el luto es el luto. Salgo del brazo de mi Antonio, que está de guapo… Se iba a casar con el uniforme de chofer, que le sienta estupendamente, pero como es pal trabajo, mi hermana y yo hemos dado la vuelta a su traje de calle y ha quedao como nuevo.

Vuelvo la cabeza y veo detrás a Raquel, mi hermana, a la que le cuento to, y con la que me río tanto. Le cuento hasta las cosas que hacemos mi Antonio y yo. También decimos verdulerías de las gordas, y damos tantas carcajás que un día nos vamos a caer patrás. Nos llevamos tan bien… Pero hay gente que hay que ver. Isabel, la niñera, estás siempre que si mi hermana y el Antonio esto, que si lo otro, que si el Antonio en cuanto deja el coche en la cochera va derecho a buscar a mi hermana… Y venga, y dale . Hay que ver lo mal pensá que es.



Isabel.

La boa astao bien. Pero …